Perdimos a un gran hombre y defensor de los Derechos Humanos. Hasta Siempre Luis Felipe Santiago León

Perdimos a un gran hombre y defensor de los Derechos Humanos. Hasta Siempre Luis Felipe Santiago León
Prensa Reiniciar, Agosto 6 de 2007. La Corporación para la Defensa y Promoción de los Derechos Humanos –REINICIAR- lamenta profundamente la muerte de nuestro compañero y amigo Luis Felipe Santiago León, reconocido activista de la Unión Patriótica y defensor de los Derechos Humanos.
Luis Felipe, 39 años, quien falleció a las 11 p.m. de este sábado en el Clínica San Pedro Claver a raíz de una extraña enfermedad cardiorrespiratoria, era abogado de la Universidad Incca de Colombia. Desde muy joven simpatizó con los ideales del movimiento Unión Patriótica. Fue uno de sus primeros militantes e hizo parte de la Unión de Jóvenes Patriotas (U.J.P), periodo durante el cual difundió con gran ahínco y compromiso las ideas de la U.P. en los barrios populares de Bogotá.
Posteriormente, se vinculó al Partido Comunista y formó parte de la Dirección General en Bogotá. Su compromiso social y profesional lo llevó a desempeñarse como Inspector de Policía por la Unión Patriótica en el municipio de Icononzo (Tolima). En palabras de uno de sus mejores amigos en ese municipio, Luís Felipe fue: “un gran defensor de los derechos humanos y consejero de toda la comunidad, al punto que era como un padre de familia para todos sus habitantes. Su capacidad de liderazgo, rectitud y pulcritud en todos los sentidos, lo llevaron a convertirse en un líder comunitario, a trabajar por su gente, y luchar en contra de las injusticias de la clase dirigente y autoridades locales y nacionales”.
Debido a su trabajo comunitario, en la madrugada del 17 de abril de 2002 sufre un atentado en su residencia con bomba incendiaria, granada y disparos. Había sido declarado objetivo militar por parte del Bloque Tolima de las autodefensas, según lo indicaron panfletos que fueron dejados después del atentado. Luis Felipe, su esposa y dos hijas salieron ilesos, pero debido a las constantes amenazas de muerte les tocó desplazarse a la ciudad de Bogotá.
Ante esta grave situación, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos otorga en julio de 2002, Medidas Cautelares en favor de Luis Felipe, quien desde entonces, tuvo que mudarse en repetidas ocasiones de residencia ante los constantes seguimientos de los que fue objeto.
Pese al inminente peligro de muerte que lo acompañaba, continuó su trabajo social en Bogotá e hizo parte de la Asociación Nacional de Desplazados de Colombia –ANDICOL-. Como defensor de los Derechos Humanos, trabajó en capacitación y acompañamiento a la comunidad rural en la provincia de Sumapaz, en medio del conflicto armado que se protagoniza en esa zona de páramo y ante las graves violaciones cometidas por la Fuerza Pública contra la población.
En la Corporación Reiniciar hizo parte del Equipo documentador de casos del genocidio contra la U.P. en la ciudad de Bogotá, Cundinamarca. Fue promotor y miembro de la Coordinación Nacional de Victimas y Familiares de las Victimas del genocidio contra la U.P., labores que realizó con total entrega y profesionalismo.
Como ser humano, se destacó por ser un gran Padre, Esposo, Hijo y Amigo. Por estas razones, la Corporación Reiniciar lamenta la pérdida de Luis Felipe, a quien lo extrañaremos tanto como su familia y comunidad. Enviamos nuestro más sentido pésame a su madre, Margarita León, a su esposa, Olga Inés y a sus hijas Martha Margarita y Alejandra. Perdimos a un gran hombre, ejemplo de vida, pero sus ideas y enseñanzas seguirán con todos nosotros hasta siempre.